Editorial

La preparación
al Congreso Eucarístico Nacional
¡Una verdadera fiesta!


La iniciativa eclesial del Congreso Eucarístico Nacional (CEN) es ya una bendición. He oído desde diferentes puntos del país, por medio de los referentes diocesanos  para el CEN, que hay gran motivación para vivirlo; surgen variados programas en las comunidades.

Se sugiere que cada comunidad parroquial, capilla o colegio viva con diversas expresiones de fe, en particular considerada la propia realidad social y cultural de las diócesis, así como las expresiones de la piedad popular, esta verdadera fiesta que significa la preparación al CEN.

Por otra parte, esperamos que sea ocasión propicia para renovar nuestras Eucaristías dominicales, que se promueva aún más la Adoración al Santísimo Sacramento y que nos renueve en la caridad fraterna. Contar con misas dominicales renovadas, llenas de su riqueza litúrgica pero al mismo tiempo vitalizadoras para las actuales generaciones adultas y jóvenes, es un fruto que esperamos de este Congreso.

Si en comunión manifestamos públicamente nuestra fe en la presencia real de Cristo en la Eucaristía y nos afianzamos en el deseo de profundizar en este misterio, de venerarlo en su mayor dignidad posible y procurando que transforme nuestra vida, bien habrá valido la pena asumir este anhelo manifestado por numerosos fieles, sacerdotes y consagrados.

+René Rebolledo Salinas
Arzobispo de La Serena


Desarrollo y Diseño de Iglesia.cl